Falta de oxitocina
Depresion Por Amor

Falta de oxitocina

La falta de oxitocina puede tener una serie de efectos perjudiciales en la salud humana. Por ejemplo, puede conducir a un mayor miedo y ansiedad. También puede afectar la regeneración muscular y la unión entre los miembros de un grupo y un grupo externo. Sin embargo, la investigación sobre esta condición es limitada.

Aumento de la ansiedad y el miedo

La oxitocina es un neurotransmisor producido por mamíferos y es responsable de una serie de respuestas fisiológicas y conductuales, que incluyen aumento de la presión arterial, la relajación y la regulación del estado de ánimo. Varios estudios de investigación han demostrado que la falta de oxitocina aumenta la ansiedad y los temores en sujetos humanos y animales. Los efectos de la oxitocina en el cerebro dependen del entorno social en el que se produce el neurotransmisor. En situaciones amorosas, la oxitocina promueve el bienestar. En entornos estresantes, sin embargo, puede aumentar la ansiedad.

En un estudio, las ratas recibieron ICV de oxitocina 30 minutos antes de someterse a una prueba de sobresalto potenciada por el miedo. La oxitocina redujo la respuesta de sobresalto en los grupos de solución salina y oxitocina, pero no aumentó la amplitud de sobresalto. Estos resultados sugieren que la oxitocina puede reducir la ansiedad de fondo, pero no tiene ningún efecto sobre el estímulo específico para una respuesta de sobresalto.

La oxitocina está involucrada en la regulación de una respuesta de las personas al estrés agudo. La cantidad de oxitocina en la sangre ayuda al cerebro a reconocer y evitar la amenaza. En adultos, OXT protege el cerebro contra las consecuencias negativas del aislamiento social.

La oxitocina también juega un papel en la regulación del comportamiento social. La infusión de oxitocina en BNSTAM disminuyó el enfoque social en ratones ingenuos de estrés y una mayor vigilancia en ratones sin estrés.

Depresión

La falta de oxitocina es una posible causa de depresión. Esta hormona es co-lanzada en el cerebro con serotonina y se cree que aumenta los sentimientos de conexión social. La depresión tiene varios subtipos, que incluyen ansiedad, disfunción sexual y trastornos del sueño. Afortunadamente, hay formas de aumentar los niveles de oxitocina en el cerebro.

La oxitocina también está vinculada al autismo y otros trastornos del espectro autista. En algunos casos, se cree que la hormona ayuda a las personas con autismo a superar los déficits sociales. Muchos científicos han especulado que la oxitocina es un posible tratamiento para los trastornos depresivos y el autismo.

Los estudios han indicado que la oxitocina juega un papel importante en el comportamiento materno y los trastornos relacionados con el estrés, pero la relación entre los niveles de oxitocina antenatal y los síntomas de depresión posparto temprano no se entiende bien. Un estudio reciente investigó si existe una asociación entre los síntomas de depresión posparto de inicio temprano y la concentración de oxitocina sérica. Los participantes fueron evaluados utilizando la Escala de Depresión Postnatal de Edimburgo (EPDS) de cuatro a seis semanas después de dar a luz. Un puntaje de doce o más se consideró depresivo.

La oxitocina tiene muchas funciones en el cerebro. Regula el sistema reproductivo y el proceso de apego social. Su producción está controlada por el hipotálamo y secretada en el torrente sanguíneo por la glándula pituitaria posterior. La secreción de oxitocina depende de la actividad eléctrica de las neuronas en el hipotálamo.

Regeneración muscular reducida

La reducción de la regeneración muscular es un problema relacionado con la edad, que es causado por bajos niveles de oxitocina hormona. La oxitocina es esencial para mantener un músculo saludable. Es producido por la glándula pituitaria. La hormona mejora la salud de los huesos y musculares. La investigación ha sugerido que la oxitocina puede ser un nuevo tratamiento para la sarcopenia relacionada con la edad.

A pesar de este hallazgo, se necesitan más estudios para determinar el papel exacto de la hormona en el cuerpo humano y cómo afecta el riesgo cardiometabólico. Los investigadores esperan desarrollar un medicamento para mejorar el bienestar mental y físico de las personas con bajos niveles de oxitocina.

La oxitocina tiene efectos periféricos y parece jugar un papel fundamental en el metabolismo de la glucosa. Los ratones alimentados con una dieta alta en grasas que carecen de OTR exhibieron tolerancia a la glucosa deteriorada y una disminución de la sensibilidad a la insulina. Sin embargo, el tratamiento periférico de oxitocina mejoró la glucosa y la tolerancia a la insulina en ratones diabéticos.

La administración de oxitocina también redujo la actividad en el hipotálamo, una parte del cerebro responsable de la regulación homeostática de la alimentación. Además, el tratamiento con oxitocina aumentó la activación de ciertas áreas del cerebro responsable del control cognitivo, lo que nos ayuda a suprimir los impulsos conductuales.

En el laboratorio, los investigadores han demostrado que la oxitocina es importante para regular la secreción de glucosa e insulina. La oxitocina aumenta la liberación de insulina y glucagón, que tienen un efecto sobre el metabolismo de los lípidos y la glucosa. Sin embargo, se necesitan más estudios para establecer si la oxitocina puede mejorar la homeostasis de la glucosa y los lípidos en pacientes diabéticos.

Aumento de la unión entre los miembros del grupo y el grupo externo

Los investigadores de la Universidad de Maryland han demostrado que la falta de oxitocina aumenta la unión entre los miembros del grupo y el grupo externo. Sin embargo, el efecto no es un fenómeno universal. Puede ocurrir en una variedad de situaciones, como en presencia de una amenaza o en un entorno hostil. El efecto de la oxitocina no se entiende completamente, y hay numerosas preguntas que permanecen sin respuesta.

En algunos animales, la oxitocina aumenta la positividad en el grupo y disminuye la negatividad en el grupo. Esto da como resultado un sesgo en el grupo, que se puede medir en juegos de confianza y expectativas de reciprocidad. Además, se puede utilizar un índice positivo de oxitocina para medir el favoritismo y la derogación en el grupo.

El efecto de la oxitocina en la toma de decisiones puede variar entre los individuos. Los humanos, por ejemplo, tienen más probabilidades de cambiar sus opiniones privadas si reciben oxitocina de sus parejas que si reciben un placebo. Este efecto también se observa en monos. Además de aumentar la confianza, la oxitocina también puede promover la cooperación entre los individuos.

También se sabe que la oxitocina aumenta la atención y las respuestas agresivas en los vertebrados sociales. Este efecto puede aumentar la probabilidad de participación en conflicto y agresión contra miembros externos. Además, los niveles elevados de oxitocina pueden aumentar la probabilidad de defender los conespecíficos genéticamente relacionados y culturalmente familiares.

Aumento del favoritismo en el grupo

El etnocentrismo humano es alimentado por la oxitocina química cerebral. La ausencia de este neurotransmisor reduce la voluntad de favorecer a los miembros del grupo propio sobre los miembros de otro. Este neurotransmisor también puede contribuir al favoritismo en el grupo. En un estudio, los roedores machos que carecen de oxitocina no pudieron discriminar entre los miembros de su propio grupo y los miembros del grupo de novela. Los investigadores plantearon la hipótesis de que la oxitocina sostiene el etnocentrismo humano al aumentar la preferencia dentro del grupo entre los hombres.

La hormona de oxitocina puede desempeñar un papel en el comportamiento social, ya que está asociado con el comportamiento materno, la lactancia y el vínculo social selectivo. Se produce en el hipotálamo y se libera en el torrente sanguíneo a través de la glándula pituitaria. El neuropéptido se une a los receptores de oxitocina en el cerebro.

Aunque la falta de oxitocina se asocia con un mayor favoritismo en el grupo, este hallazgo no es estadísticamente significativo. Este hallazgo también plantea la posibilidad de que el mecanismo neurobiológico responsable del favoritismo en el grupo evolucione en un entorno que facilita la coordinación de las actividades dentro del grupo.

El favoritismo en el grupo es un mecanismo psicológico que ocurre cuando las personas están socialmente orientadas. Si bien este comportamiento promueve la vinculación y la socialización, también promueve prejuicios injustos y animosidad irracional hacia los miembros de grupos externos.

Mayor aceptación de los extranjeros

La puede aumentar la probabilidad de que una persona se convierta en xenófobo. La oxitocina es un neurotransmisor que promueve el altruismo. También aumenta la confianza social y puede reducir la ansiedad. La cantidad de oxitocina en el cerebro aumenta durante las interacciones sociales. Los investigadores encontraron que la tolerancia de las personas de extranjeros aumenta cuando interactúan con otras personas.

Se requiere oxitocina para el comportamiento social y tiene un papel central en las interacciones grupales. Aumenta la voluntad de las personas a defender el grupo contra los conespecíficos y depredadores de grupos externos. Esto se asocia con una mayor participación en conflicto, más tolerancia a las amenazas fuera del grupo y una mayor disposición para proteger los conespecíficos genéticamente relacionados y culturalmente familiares.

Sin embargo, la falta de oxitocina también puede aumentar la agresión defensiva y la hostilidad en los humanos. Esto probablemente se deba a una estrecha relación entre la oxitocina y la amenaza de rivalidad desde fuera del grupo. Sin oxitocina, es más probable que los humanos sean hostiles hacia los miembros del grupo y se vuelvan más agresivos con los miembros del grupo.

El efecto de la oxitocina se modera aún más por factores personales y ambientales. Esto es consistente con la hipótesis de relátiles sociales, que sostiene que la hormona influye en las respuestas de orientación a señales externas. También depende de las diferencias individuales basales, como el género, los rasgos de personalidad y el grado de psicopatología.

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *